No, esta vez no. En la edición presencial era una de las cosas más chulas: el envoltorio bonito junto con la dedicatoria.

Este año, para organizarnos mejor, poder comprobar los números de registro y emocionarnos con vuestras dedicatorias (y que así puedan formar parte del concurso Matildas y Bastianes) no es necesario que los envolváis.