Hemos pensando mucho en esa posibilidad, pero creemos que lo más adecuado es el envío postal. Por muchos motivos: el primero de todos, por seguridad; pero también por tener un registro y un seguimiento de los libros que nos llegan y que no se extravíe ninguno, por que exista un único punto de entrega y porque los libros estarán en cuarentena en la oficina de Correos durante dos semanas.

De hecho, también os enviaremos el libro de vuestro amigo invisible por correo postal aunque estéis en Zaragoza.